Tontas y listas, las rosquillas de San Isidro

91 116 92 20
Tontas y listas, las rosquillas de San Isidro

Entre los clásicos dulces de temporada que ofrecemos las empresas de catering en Ávila están las rosquillas de San Isidro, conocidas como las listas y las tontas, que se consumen entre el primero de mayo y el final de las fiestas de San Isidro, en torno a medidas del mismo mes. Sin embargo, pese a tener una ventana de consumo muy pequeña, son uno de los productos gastronómicos más típicos de la Comunidad de Madrid.

En esta época son habituales en la Pastelería Segado San Lorenzo y, por si no sabes distinguir cuáles son las listas y las tontas, aquí te vamos a explicar sus diferencias, aunque hay que advertir que la base de ambas es la misma y que solo se diferencian en su acabado final.

Así las cosas, la rosquilla no tiene mayor misterio y responden a la receta tradicional, con ingredientes como harina, azúcar, huevos, un chorrito de anís y aceite de oliva. Todos esos ingredientes se mezclan en una masa, en un orden previamente establecido, que se deja reposar durante una hora aproximadamente, antes de introducirlas en el horno con su clásica forma circular y un agujero en el medio.

Sin embargo, lo que diferencia estas rosquillas convencionales de las listas y tontas que hacemos en mayo en las empresas de catering en Ávila es el acabado final. Las rosquillas tontas no llevan ningún acabado, no van bañadas, de ahí su nombre indicando la simpleza de su masa, aunque pueden llevar azúcar por encima. Por eso son las listas las más demandadas, porque van bañadas con un azúcar fondant o glasa real, que les aporta un extra de azúcar.

haz clic para copiar mailmail copiado